-séptima temporada-

domingo, 20 de junio de 2010

Recuerdos de una perra muerta

.
Como esa vez que el abuelo se puso en pedo y vomitó la pared, y cuando llegó papá el abuelo le echó la culpa a la perra... "-Pero, viejo, la perra mide treinta centímetros y la mancha arranca a metro y medio del piso"

8 comentarios:

Frenzo dijo...

Hermosa y conmovedora anéctoda familia

Licenciadas en todo dijo...

Falle como dos veces en que se publicara el comentario. No por la moderacion, sino por Blogger que anda medio chinchudito.

No será que el vómito perruno desconocía la ley de gravedad?

Ah, quería avisarte que te incluimos en la lista de blos recomendados en el nuestro, porq el tuyo nos pareces G-E-N-I-A-L

Si te molesta, avisanos.

Saludos!

Milenrama_Descalza dijo...

Sos increíble Anita. No sólo tenés dotes escriturales, sino que además conociste al plantel de Colón!!! qué masa hermana, qué masa!

Rob K dijo...

¿Addams, por parte de madre?

Lalo dijo...

tu abuelo es un groso anita.

Airdish number dijo...

- ¡Poseída! No sabes como saltaba la hija de puta..

Anita Leporina dijo...

jajaja, grosos comments. Airdish, el remate habría sido perfecto (sobre todo si el abuelo hubiese sido Gasalla).
Lalo, no era mi abuelo, eh! El abuelo de una amiga.

marucita dijo...

jajajaja tremendo el abue!