-séptima temporada-

jueves, 17 de junio de 2010

Orígenes lepóridos

Ayer encontré en el placard una tarea de cuarto grado de la primaria. La maestra nos había pedido reescribir un cuento tradicional. El mío empezaba así:

Lo llamaron Riñoncito porque, cuando nació, no medía más que un riñón de gato...

6 comentarios:

bar dijo...

profético

ri dijo...

Vida, anatomia animal... es todo lo mismo.

ri dijo...

Nunca he visto un riñon de gato: tu infancia tiene más vida que lo que yo ahora

Anita Leporina dijo...

qué bueno q siempre haya un Ri ahí
donde más lo extrañamos

MAt dijo...

Yo también tengo una tarea del año del orto. Fue mi primera y última R (regular). El gran trauma de mi vida y lo que me llevó a tenerle un rechazo enorme a fallar de ahí en adelante.

Lo peor es que la hija de puta me puso R sólo porque no le escribí el nombre.

¡Mirá! ¡Mirá, hija de puta! ¡Mirá cómo escribo cosas y firmo con SEUDÓNIMO!

Anita Leporina dijo...

se puso la gorra del discurso la seño.