-séptima temporada-

martes, 29 de junio de 2010

Consulta odontofinanciera

A la autora le roe la curiosidad por saber cuánto está cotizando hoy por hoy el diente de leche.
¿Y la muela?


Nostalgias de una economía infantil perdida.

(No vayan a pensar que estoy buscándole trabajo a mi hijo)

Muy jóvenes o paternales lectores de este blog quizá puedan echar luz sobre la cuestión.

Agradecida se despide,

A.L.
--------------------------------------------------------------------------------------

Orsi propone:
Y digo yo: ¿no sería mucho más justo que el Ratón Pérez nos dejara plata cuando se nos caen los segundos dientes? Total, tras la desaparición de los de leche vuelven a crecer otros nuevos. Pero cuando aflojan los segundos hay que romper el chanchito para pagar los artificiosos.
Es más, considero muy negativa la dependencia generada por el roedor ibérico en cuestión. Como planteaba Rosa Luxemburgo (quien, a decir verdad, mereció que le dejaran unas monedas extra bajo la almohada para costearse de paso la ortodoncia), se trata de una mera caridad de consumo por la cual, acostumbrados a vivir de las limosnas brindadas por este oscuro especulador
múrido, los sujetos dentados neutralizan su fuerza de lucha contra un sistema explotador de encías. En este sentido, queda claro que nuestras demandas deben ir en favor de una posesión absoluta y colectiva de los medios de producción dentísticos.

Vayan masticando la propuesta.

10 comentarios:

Oh Lylah dijo...

Hace un rato tuve una conversación con una amiga en donde se planteaba más o menos esto. Es perturbador ¿na?
En fin, ochocientos pesos por unas muelitas de juicio... esta es la Era perdida de la inocencia! Roedor estafador ya te voy a agarrar.

Anónimo dijo...

Uno de los primeros vínculos con el dinero y la avaricia en las clases burguesas. Todo va tomando su forma. ¿qué tendrán que ver un diente, un ratón y la guita? Nuestra cabeza todo lo puede.
Z

Rob K dijo...

Ya es hora de desvelar hasta dónde este Pérez está vinculado al tráfico internacional de marfil.

el_bru dijo...

paleta: dos guitas
canino: dos guitas y media
premolar: tres guitas y media
molar: cinco guitas
muela de juicio: no tiene precio

Airdish number dijo...

el_bru, la paleta debería cotizar más que el canino ya que su ausencia genera un efecto coesmético es mucho mayor.

Respecto de la proposición de Orsi, se me ocurrió la idea de que en realidad no te den nunca dinero, sino que el Ratón te devuelva tus dientes cuando sos viejo y los necesitás. Ahora eso sería una especie de inversión sin retorno. No se premia la espera y toda la teoría neoclásica se va al tacho.

A mi particularmente, recuerdo que de chico me decían que R.P. te compraba los dientes porque él comía muchas golosinas y le salían caries todo el tiempo. Lo cual claramente es una enseñanza de que si tenes guita podés pasarte por el culo todos los "deberes" y pagarle a un carenciado (no cariado) para no soportar las consecuencias del accionar irresponasable.

Por otro lado, enterandome gracias a este fenomenal blog, que la historia la inventaron para el principito (y no precisamente el de Saint-Exupéry), me queda muy claro que el objetivo de la historia es generar en el pequeño la idea de que está bien recibir dinero sin trabajar, los residuos corporales reales son mercancía. Primero los dientes y después sus soretes.

Anita Leporina dijo...

A. n.: ¿vos estás planteando un sistema provisional dentario? Puede andar.

Licenciadas en todo dijo...

Esto me lleva a pensar...¿dónde estarán y que estarán haciendo mis dientes de leche?

pilar dijo...

anitaaa te extraño

Dante dijo...

http://elhadabuenapelicula.blogspot.com/

gran peli hecha por una gente amiga. está de gira por la plata ahorita mismo. te la recomiendo.

JuanM dijo...

No estoy seguro si ese roedor siniestro me dejó una cantidad de dinero aceptable durante mi niñez...
Creo que se comportó bastante ratón, valga la redundancia.