-séptima temporada-

martes, 8 de septiembre de 2009

Comunicado

Desde este blog repudiamos el despido de los 164 obreros perseguidos por Terrabusi, al tiempo que llamamos al proletariado a tomar las siguientes medidas:


Ocupación de la fábrica y puesta en funcionamiento bajo control obrero.
Planificación de la producción según las necesidades del pueblo.
Regreso de las Kremocoas a la cadena de producción.
Reparto gratuito de Kremocoas.





Pasando en limpio el menú de las tareas de clase, saluda con el puño en alto a todos los enemigos de la burguesía,

Comandante Anita Leporina.

11 comentarios:

Welshire dijo...

don satur es del viejo de copani

Lord Khyron dijo...

No te olvides de los alfajores Anita!!!

reparto de los blanco y negro carajo!

Anita Leporina dijo...

La reivindicación es válida, pero B Y N es de Bagley. Tendremos que armar una célula ahí.
No pararemos hasta que vuelvan estos alfajores, pero esta vez seremos intransigentes: rechazamos todo pacto electoral y cualquier suplemento de la lluvia de crocante de maní que supo decorar este alfajor nacional y popular. No descansaremos hasta ver la vuelta del alfajor Suchard, de los Tubys -en su versión 4, 5, 6, etc.-, de los Dinovo Frutis, entre otras golosinas patrias.
Luche y vuelven.

gari dijo...

Y lo bizcochito canale, a mí con grisine no me arreglan.
Casi alcanza para el sacrificio el Suchard.

Ri dijo...

Este blog es bien combativo.
Pero combativo copado.

Lord Khyron dijo...

Tenes razon Anita, mi mente leyo Terrabusi pero mi paladar escucho Bagley. De todas maneras.......queremos los alfajores!!!!!

Anita Leporina dijo...

Gracias, Ri.

Natu dijo...

y si digo q no se lo que son las kremocoas que? que? es racismo chocolatal?

Anita Leporina dijo...

No, es un bache gigante y amargo en tu consciencia como ser social.

Sol Massera dijo...

yo aseguro haber visto alfajores blanco y negro en los kioscos platenses. estoy dispuesta a negociar un intercambio.

Anita Leporina dijo...

Sí, hay, es verdad, pero no los que exige el pueblo. Volvieron más chicos, con un calidad inferior y asesorados por un facho esotérico.